¿Es la globalización del mercado de trabajo responsable de la caída de salarios? La respuesta es que sí

1. Introducción

El 29 de Marzo, la Huelga General convocada por los sindicatos y respaldada por plataformas de activistas como DRY, tuvo un impacto considerable a escala nacional. La gente está reaccionando y espero, despertando de un largo letargo. Se vieron lemas como el de “el único terrorista es el sistema capitalista” y  fotos de este tipo:

Sin embargo, al margen del éxito de la convocatoria y muy a mi pesar, creo este tipo de acciones tienen poco de efectivo en la lucha contra el capitalismo y el marco de control global en el que vivimos. Ante la inoperancia de la OIT, incluso me aventuraría a decir que más importante que el 29 de Marzo, lo será la segunda manifestación global en menos de un año, fechada para el 12 de Mayo de 2012.

Mi argumento es que la respuesta trabajadora ante la precarización laboral tarde o temprano tendrá que coordinarse a nivel global ya que el problema que enfrentamos tiene dimensión planetaria. En este post, trataré de justificar este argumento mostrando como la globalización es un factor responsable de las caídas de la compensación salarial en los países desarrollados, usando para ello la base de datos STAN de la OCDE.

Durante las últimas décadas los mercados de trabajo y capital de todo el planeta se han integrado, teniendo como fuerza motriz de este proceso la innovación. Las patentes, que aproximan bien esta tendencia, se han disparado. Los cambios políticos y las reformas económicas han transformado China, India y los países del Este, involucrando en el proceso de producción capitalista a sus gigantescas masas de trabajadores, que por si fuese poco, contabilizan aproximadamente un 40% de la población del planeta.

Paralelamente se ha profundizado en el desarrollo de tecnologías de la información y en la destrucción de las restricciones a la movilidad del capital. Los mercados se han desregulado y las legislaciones laborales a la hora de proteger el empleo pierden capacidad. En el Gráfico 1 podemos ver como i) la capitalización de las tecnologías de la información se ha disparado como proporción del conjunto de capital y ii) se ha experimentado un boom en el registro de patentes por cantidad de personas en edad de trabajar. En el Gráfico 2, se observa i) la caída en la regulación de los mercados de bienes y ii) la caída en la protección del empleo por zona geográfica.

Gráfico 1: Capitalización tecnologías de la información y número de patentes por persona en edad de trabajar

Es curioso observar, en el Gráfico 2, como los Estados Unidos, carentes de prácticamente toda regulación salarial mantienen el nivel de des-regulación relativamente constante desde 1980, mientras que Europa, por contra, está embarcada en un proceso de importación de instituciones laborales, con carácter desregulatorio, a nivel absolutamente anglosajón.

Gráfico 2: Des-regulación de la protección del empleo y del mercado de productos

La libre movilidad de capitales ha transformado la localización de la producción totalmente. De hecho, los cambios en la localización productiva y los flujos de capital están muy vinculados a los costes del trabajo. Ha habido también importantes flujos migratorios. En fin, todo un nuevo escenario para el mercado de trabajo.

2. ¿Cómo de globalizado está el mercado de trabajo?

Una primera cuestión a responder es si la apertura de China, India y el resto de las economías emergentes, junto con los cambios demográficos, han afectado el suministro de trabajo global. La respuesta a esta pregunta no es sencilla y depende de los supuestos que uno haga sobre qué cantidad de la mano de obra de un país está expuesta a la competencia en el mercado de trabajo mundial.

Una forma rápida de salir del paso, consiste en ponderar la mano de obra de cada país por el ratio de las exportaciones con respecto de la producción. La crítica aplicable a esta medida, es que esta forma de aproximación a la cantidad de trabajo expuesto a competencia global, es más certera para países emergentes que en los desarrollados, ya que en los emergentes, sus exportaciones suelen ser intensivas en mano de obra y en los desarrollados, la intensividad se da en el lado del capital.

En el Gráfico 3 se puede ver como aplicando este “atajo metodológico” el aumento global de trabajo, desde los años 1980, se ha cuadruplicado pasando el índice de 100 a 400. Por su parte el aumento de la población en condiciones de trabajar ha aumentado en más de un 50%.

Gráfico 3: Suministro de trabajo global

Cuando desagregamos este patrón alcista, obtenemos diferencias de impacto por zona geográfica tal y como se puede ver en el Gráfico 2. Las economías del Sur y Este asiático han multiplicado por 4.5 y 9 el suministro de trabajadores. Los países del Centro-Este de Europa y de la Commonwealth lo han triplicado y la etiqueta ‘’other developing countries’’ en la que se incluyen países de África del Norte, África subsahariana y de Oriente Medio, han también multiplicado por tres la cantidad de trabajadores.

Gráfico 4: Evolución de la fuerza de trabajo 

Las economías capitalistas desarrolladas pueden acceder a este suministro de trabajo global a través de dos formas: 1) a través de la importación de bienes y servicios o 2) a través de la inmigración. ¿Cuál de las dos formas ha dominado? Aunque los flujos migratorios han sido importantes (en los Estados Unidos la población inmigrante es de más del 15%) el comercio ha sido el canal más importante y el que ha crecido más rápidamente. Desde 1990 a 2005, el aumento en el peso de las importaciones procedentes de las emergentes ha sido del 10%, mientras que las emergentes han aumentado en casi un 18% el peso de sus exportaciones hacia el exterior. Los flujos migratorios de salida y entrada han quedado pues, en segundo lugar.

Gráfico 5: Canales de acceso al trabajo barato, inmigración y comercio

Además, la reducción de barreras al comercio y capital de la economía capitalista globalizada moderna, combinada con el progreso tecnológico del transporte y la comunicación, ha hecho mucho más fácil a las empresas mover parte de su producción a regiones extranjeras emergentes con costes salariales más bajos. A este proceso se le denomina “offshore”, “outsourcing” o en nuestro idioma, ‘’externalización”: Desgraciadamente,  su impacto está infravalorado en los datos que os presento en el Gráfico 6 (ya que los últimos 7 años han profundizado en esta nueva tendencia.) que muestra la magnitud de la externalización como % del PIB del grupo de economías del G7.

Gráfico 6: Cantidad de producción externalizada en las economías del G7

Como se puede observar, aunque los EEUU y Japón son los que menos producción han externalizado (3%) países europeos como Francia, Italia, Alemania o el Reino Unido ya se han llevado fuera más de un 7.5 % de su economía.

3. ¿Cómo ha afectado el fenómeno globalizador del mercado de trabajo al trabajador de las economías desarrolladas?

La siguiente cuestión a responder se refiere a la forma que tiene de interactuar esta nueva masa competitiva de trabajadores globales, con nuestras condiciones salariales. Como podréis imaginar, la modalidad y tipo de trabajo global que compite con los trabajadores de los países desarrollados, importa. No es lo mismo que los trabajadores que este boom de trabajadores que entran en el mercado de trabajo globalizado sean trabajadores educados que no educados (definiendo como educado, a pesar de la simplificación, aquél trabajador que ha accedido a una educación universitaria).

El dato es el siguiente, la mayoría de trabajadores que se han incorporado al mercado de trabajo eran trabajadores poco educados. De este aumento en la fuerza de trabajo sujeta a competencia, 700 millones de trabajadores tenían un bajo nivel educativo y sólo 90 millones tenían estudios universitarios tal y como podemos ver en el Gráfico 7.

Gráfico 7: Evolución de la oferta de trabajo mundial sujeta a competencia en función del nivel educativo

El que más de un 10% de la población mundial localizada en economías emergentes haya entrado a competir con los desarrollados, tuviese bajas cualificaciones, lógicamente traza un escenario muy diferente al de la aparición de una supercivilización alienígena avanzada y bondadosa que nos transfiriese conocimientos y tecnología. ¿Cómo de diferente?  Muy sencillo. Si se mira la teoría del comercio internacional elaborada por Ricardo, Heckscher y Ohlin y desarrollada por Krugman entre otros, la idea es que al tener i) dos tipos de bloques económicos (emergentes y desarrollados), ii) que utilizan dos tipos de factores con diferente intensidad (capital y trabajo) al conectarse económicamente, las diferencias en intensividades y en valoración de estos factores, tenderán a desaparecer entre los dos bloques. La eliminación de esta brecha implicará un proceso de nivelado similar al de la transición al equilibrio térmico entre dos cuerpos con diferentes temperaturas. Es decir, las diferencias salariales (nuestra mayor remuneración salarial) y en rentabilidad de capital (su mayor remuneración de capital) tenderán a disiparse.

En el momento de la conexión entre economías, el bloque emergente era más intensivo en trabajo que en capital, mientras que el desarrollado más intensivo en capital que en trabajo. El movimiento hacia el equilibrio, al producirse los intercambios, ha consistido en que los desarrollados al enviarles capital han hecho más abundante este factor en las emergentes. Cuanto menos escaso es un factor menos se valora y se paga menos. Lo mismo se aplica en el caso del factor trabajo. Cuando los emergentes nos envían bienes que contienen relativamente más trabajo que capital, la cantidad de trabajo en los países desarrollados aumenta. Al hacerse más abundante el factor trabajo en los desarrollados la remuneración que le corresponde es menor (nuestra caída de salarios).

La previsión es que con las exportaciones de los países emergentes, siendo intensivas en trabajo especialmente poco cualificado, la integración comercial con este bloque siga ejerciendo una presión a la baja en los salarios de los trabajadores de las economías avanzadas. En resumen, estamos viviendo de pleno ese proceso de transición. De hecho, durante las dos últimas décadas la caída en la participación de las rentas del trabajo sobre el total de las rentas ha sido muy pronunciado tanto en Europa como en Japón tal y como podemos ver en el Gráfico 8 (izquierda). Los trabajadores han perdido una porción del 10% del pastel económico total. Para los Estados Unidos esta caída ha sido moderada, de un 3-4%.

Otra de las predicciones de la teoría económica, es que el cambio tecnológico tiende a compatibilizarse con trabajadores más cualificados. Por lo que en un escenario de desarrollo tecnológico, los más adaptados a la tecnología salen beneficiados a la hora de conseguir empleo. También podemos ver esto en el Gráfico 8 (derecha). La cantidad de empleo de baja cualificación está destruyéndose a un ritmo muy elevado, al menos en Europa y Japón, la caída ha sido de un 15 y 12% respectivamente. En China, ya lo comentábamos y se podía observar en el Gráfico 1 de este post [1] , los salarios de los trabajadores rurales crecían muy por debajo de los expuestos a la tecnología manufacturera.

Gráfico 8: Evolución de la participación del trabajo en el total de las rentas e índice del trabajo poco cualificado

 

4. Conclusiones

1) El aumento del trabajo global, aproximado por la ponderación de la mano de obra de cada país por el ratio de las exportaciones con respecto de la producción,  ha sido bestial  (x4)

2) La globalización del mercado de trabajo capitalista ha operado a través de los flujos de bienes y servicios y no tanto vía flujos migratorios

3) La externalización es un proceso realmente poderoso que involucra haberse llevado fuera, en promedio el 7% de la producción (y posiblemente este dato esté infravalorando la magnitud de la cuestión)

4) Tal y como predice la teoría del comercio internacional estamos sumidos en plena transición hacia un nuevo equilibrio global capitalista, en el que los trabajadores de los países desarrollados vamos a gozar de un nivel salarial precario

Autor: We_Vincenzo

 

PD: ¿Qué solución le veis? Mi opinión es que la lucha del trabajador y sindicalista nacional, de antaño, está obsoleta, haría falta coordinación de trabajadores global. También hacen falta nuevos canales más allá de la calle para hacer frente a la globalización del capital, pero no veo claro el modo de llegar a esto sino es a través de un movimiento ciudadano-trabajador consciente, conectado, coordinado y sin miedo.

PD1: Si estáis interesados en la forma exacta de relación estadística derivada de la estimación un modelo de panel econométrico que captura el impacto de la globalización, la tecnología, etc, en los salarios de los trabajadores, puedo añadir un anexo con tablas a petición de los lectores los próximos días.

 

Preferentes y subordinadas, empiezan las encerronas de los “bancos malos”

Hace pocos días conocíamos la noticia de que Bankia ofrecía una solución de canje a los clientes que hubiesen contratado participaciones preferentes o deuda subordinada en alguna de las cajas que forman parte de su conglomerado bancario [1]. Se trata de un problema común por lo que este artículo queremos hacerlo extensible a todos aquellos que contrataron este tipo de productos atraídos por las promesas de “seguridad” y “rentabilidad” que los comerciales de las oficinas les prometían pero también para quienes puedan verse engañados tentados por ellos en el futuro.

1.- ¿Qué nos han estado vendiendo?

Para responder a esta pregunta clave os paso un gráfico que servirá para explicar, groso modo de qué va la cosa. Atentos que esto es muy didáctico y vale la pena aprendérselo para estar protegidos frente a estos productos.

La lista de productos financieros que tenemos arriba está ordenada de mayor a menor seguridad o, dicho de otra forma, de menor a mayor riesgo. En verde se han colocado los productos avalados por el estado. La deuda pública, por supuesto avalada en un 100% y los depósitos y cuentas corrientes avalados por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) con hasta 100.000€ por persona y cuenta. En azul encontramos los productos de renta fija corporativa, deuda emitida por empresas. Y en rojo los productos de renta variable. Tanto unos como otros no están avalados por el FGD así que se les presupone ya un nivel de riesgo mayor. Se han descrito en los laterales algunas de sus características para que el lector pueda hacerse una idea.

Existen otros riesgos que no suelen ser conocidos por la parte contratante y que el comercial omite, o bien porque ni él mismo sabe lo que está vendiendo, o porque aun sabiéndolo está presionado por sus superiores para que coloque tanto como pueda. Es esa falta de ética empresarial la que nos ha llevado hasta aquí, pero también una ausencia total de regulación que proteja a los ciudadanos y ponga coto a los abusos de los bancos. Porque de nada sirven los avisos, las recomendaciones y las códigos de buenas prácticas si no hay una policía que se encargue de hacerlos cumplir. Y esa policía, que se ha desentendido de sus funciones, no es otra que el Banco de España. Veamos cuales son los riesgos en su totalidad.

No es la intención del artículo explicar cada uno de los riesgos al detalle por lo que con un brevísimo repaso nos bastará. El riesgo de crédito es el riesgo de no recuperar la totalidad del principal (cantidad inicialmente invertida) si el emisor quebrase. El de liquidez es el de no encontrar contraparte compradora cuando deseamos deshacer nuestra posición en ese activo. El de país es el riesgo de que una mala situación de nuestro país influya en la calidad de nuestros activos. El de mercado lo mismo pero aplicado a los mercados financieros. El de tipos de interés nos importará más en aquellos activos más sensibles a su variación. Ni la renta variable ni la renta fija a corto plazo es especialmente vulnerable. Finalmente un elevado riesgo de inflación nos indica que la tasa de inflación afectará con mayor severidad a esos activos, drenando su valor. Nuevamente los activos a corto plazo están, por lógica, mejor protegidos ya que su pronta recuperación permite recolocar la inversión en activos tradicionalmente más protegidos como la renta variable o las materias primas. Huelga decir que a todos aquellos activos que estén emitidos en otra divisa deberá añadirseles el riesgo divisa. En este caso, los activos mejor protegidos son los de más largo plazo.

Usualmente, los bancos clasifican a sus clientes en dos grandes categorías, los institucionales o mayoristas (gobiernos, otras entidades financieras, empresas y grandes patrimonios) y los particulares o minoristas (el común de los mortales). Es hacia estos últimos a quienes suelen reservar los productos de peor calidad, pues son más difíciles de colocar a los institucionales. Los clientes particulares, en cambio, son más proclives a subestimar el riesgo, ya que tienen menos conocimientos y son más vulnerables a la fuerte presión de una oportuna campaña de márketing.

La lista de activos está ordenada, como ya se ha dicho, por orden de prelación. En caso de quiebra de una entidad bancaria los primeros en cobrar son los depositantes quienes solo competirían en la liquidación con los trabajadores (nóminas atrasadas) y el estado (deudas con Hacienda y la Seguridad Social). Cuando todos ellos ya han cobrado sólo si aun queda algo de dinero se devuelve a los prestamistas que compraron la deuda en el orden descrito. Y ya en último lugar están los accionistas quienes usualmente no ven un duro en caso de quiebra [2].

En esta serie de activos podemos identificar claramente el nombre de los dos que han causado más problemas. La deuda subordinada y las participaciones preferentes, en especial estas últimas [3]. Como vemos en el último diagrama estos últimos productos son los más peligrosos. El nivel de riesgo en todas sus categorías es elevado. Las acciones, es cierto, están por debajo en el orden de prelación pero tienen otras ventajas que compensan sobradamente ese riesgo. Las preferentes y subordinadas ni lo uno ni lo otro. Ambos son productos sin vencimiento o de muy largo plazo (20 a 30 años) pero se vendieron como rosquillas y en la mayoría de los casos a clientes que no se adecuaban al perfil. Clama al cielo que se permitiese su venta a jubilados cuyas necesidades son las de la disposición inmediata de sus ahorros y no la de su retención hasta más allá de su muerte.

Las promesas de recompra en caso de necesidad por parte de los bancos eran solo eso, promesas. Lo cierto es que en la letra pequeña no advirtieron que esta recompra estaría sujeta a los precios de mercado, los cuales podían variar y mucho. Sobretodo si la entidad emisora resulta intervenida por el gobierno de un país con una tasa de paro de más del 20% y con una burbuja inmobiliaria hiperinflada y en pleno reventón, muchos de cuyos pisos sin vender pertenecen al susodicho emisor. En esas circunstancias es lógico que las agencias de calificación, acusadas anteriormente de laxitud en sus valoraciones, se ceben con saña contra casi todo el sector financiero español.

2.- Bancos malos y calificación crediticia, Implicaciones.

Cuando uno es poseedor de alguno de esos productos cuya calificación crediticia a descendido hacia el bono basura no es extraño que trate de demandar a quienes le endosaron tal porquería [4]. Ocurre que la mayor parte de estos sufridos clientes no han sido conscientes de ello hasta que los bancos han empezado a ponerse en contacto con ellos para efectuar canjes por acciones, bonos convertibles o nuevos títulos de deuda subordinada [5]. Es entonces cuando los bancos exponen al cliente las desventajas para facilitar el canje. Resulta curioso ver que no resaltaron nada de eso cuando lo que les interesaba era colocar el producto. Ah, ¿pero no era algo seguro? ¿Porqué debo aceptar un canje con pérdidas seguras o potenciales? Ah, ¿pero no puedo recuperar sin más el capital? Pues no señor, ni puede usted recuperar el capital cuando quiera ni se le garantiza la recuperación del 100% de lo invertido, ahí es nada.

Quejarse no va servir de nada. Si ofrecen estas “soluciones” es porque el banco es malo y necesita capital. La financiación obtenida por las preferentes ha dejado de considerarse parte de los fondos propios por la Autoridad Bancaria Europea (EBA por sus siglas en inglés) [6]. Dado que algunas de estas entidades son el resultado de un cúmulo de apresuradas fusiones de cajas pringadas de ladrillo hasta las cejas no es extraño que los problemas hayan empezado por ahí.

Y ¿qué credibilidad tienen nuestros bancos? Para el ciudadano medio ya sabemos que ninguna pero para los mercados, que es lo que realmente nos afecta, tampoco. El mercado del crédito interbancario para los bancos españoles está bastante constreñido. Hay que tener en cuenta que, a diferencia de lo que mucha gente piensa, nuestros bancos no fueron rescatados por el gobierno en el 2008, el año en el que parecía que la economía llegaba a su fin y el mundo entero se despeñaba sin remedio. La vista gorda de las autoridades durante esos meses críticos desde la hora cero, tras conocerse el quiebre total de Lehmann Brothers, permitió a decenas de países entregar dinero a la banca para salvarla del todo y con ella mantener unos años más al agónico sistema económico capitalista neoliberal. Aplicaron comunismo para los bancos para salvar al capitalismo. Sin embargo esa barra libre España no la dio porque aquí teníamos el sistema financiero sólido como la roca según nuestras autoridades. Ciertamente, España no había participado en la orgía negociadora de la basura financiera ofrecida por los bancos norteamericanos, las famosas subprime titulizadas, troceadas y reempaquetadas ad infinitum.

España tenía su propia montaña de mierda, por decirlo así. Una montaña de viviendas construidas durante el auge inmobiliario que ahora esperaban comprador aunque, claro, en aquellos años decir que en España había burbuja era considerado tabú, herejía y de poco patriotas. Durante los meses posteriores al crack financiero el crédito se cerró y quedó más prieto que el culo de una mosca lo que unido a los rumores procedentes del resto de países en los que sus respectivas burbujas habían tocado techo desencadenó aquí lo inevitable. Mientras ello sucedía, cajas y bancos se entregaron a su particular orgía colocadora buscando financiarse con más fondos propios.

Las agencias calificadoras presionadas para juzgar con severidad a las empresas consideradas poco fiables, especialmente si estas no pertenecían a ningún país anglosajón, se pusieron manos a la obra para rebajar los ratings de casi todo. La tradicional división política europea hizo el resto, abocando el continente a una crisis crediticia tan innecesaria como dañina.

Calificaciones crediticias de algunos bancos en España: [7] [8]

Pero ¿cuanto han endosado colocado? No se sabe con seguridad pero según cálculos de ADICAE se estima que unos 12.000 millones de euros habrían sido colocados a clientes en principio adversos al riesgo [9]. Baste con ver el nivel de actividad de los foros de Rankia dedicados a las preferentes para darse cuenta que no estamos ante casos aislados. Recomendamos su lectura a los afectados, por cierto [10].

3.- El canje ofrecido por Bankia. O lo tomas o lo dejas.

Estudiamos el caso concreto del canje ofrecido por Bankia por vencer éste el próximo 23 de marzo. Así que afectados, atentos. Afecta a la siguiente lista de títulos.

Observamos que la mayoría de los títulos afectados son perpetuos. Las preferentes por supuesto y las subordinadas casi todas, y las que no, aún están a 10 años de su vencimiento las que menos. Todos estos títulos se encuentran depositados en el BFA (Banco Financiero de Ahorro) que de los dos que conforman el conglomerado BFA-Bankia es el más malo. Recientemente degradado a Ba2 por Moody’s [11].

Las características del canje se dividen en cuatro etapas y consisten en lo siguiente:

1.- Recepción del 75% del valor en acciones de Bankia a fecha de 30 de marzo 2012 que el cliente podrá empezar vender sobre el 4 de abril o así. Si procediera a su venta asumiría ya la pérdida de, por lo menos el 25% del capital invertido.

2.- Recepción del 8,333..% (1/3 de 25% restante) del valor en acciones Bankia a fecha de 15 de junio 2012 bajo condición de mantenimiento hasta esa fecha del 100% de todas las acciones iniciales canjeadas (las del 30 de marzo)

3.- Recepción del 8,333..% (1/3 de 25% restante) del valor en acciones Bankia a fecha de 14 de diciembre 2012 bajo condición de mantenimiento hasta esa fecha de, al menos 2/3 de todas las acciones iniciales (las del 30 de marzo).

4.- Recepción del 8,333..% (1/3 de 25% restante) del valor en acciones a fecha de 14 de junio 2013 bajo condición de mantenimiento hasta esa fecha de, al menos 1/3 de todas las acciones iniciales (las del 30 de marzo).

Negarse al canje supone quedarse con esos mismos títulos depositados en el BFA, banco que presume de tener entre sus consejeros al mismísimo Ángel Acebes [12] nombrado por Don Rodrigo Rato, amo y señor de Bankia. Para los clientes que elijan dicha opción las posibilidades de poder deshacer esas posiciones sin asumir graves pérdidas son muy reducidas.

4.- Posibilidades y recomendaciones. Toca jugársela sí o sí pero también denunciar.

Básicamente hay dos alternativas. Para los que tienen deuda perpetua, la mayoría, es aconsejable el canje. Sólo si pueden mantener el capital unos cuantos años más y creen que el BFA va a recuperarse podrían quedarse los títulos malos y apostar a ello pero, sinceramente, pintan bastos para los bancos en España y el BFA es de los que está a la cola. El problema es que aceptando las condiciones que ofrece Bankia van a asumir también un riesgo de mercado y se arriesgarán a unas posibles pérdidas debidas a la fluctuación bursátil. De hecho, después de conocerse la noticia del canje, las acciones de bankia se desplomaron anticipando la dilución del capital [13]. Aun así, las posibilidades de ir vendiendo las acciones en condiciones de liquidez y el hecho de que puede que su cotización no resulte tan castigada como si lo han sido las preferentes aconsejan esta opción para perder lo menos posible.

Respecto a los poseedores de títulos con vencimiento establecería dos casos. A quienes no necesiten aun el dinero y puedan aguantar los 10 o 20 años que les quedan por delante pueden plantearse si jugársela a que el BFA no quiebre. Lamentablemente esa es una jugada con muy malos números por lo que en todos los casos aconsejaría el canje. El problema va a venir para todos aquellos que, pensándose que iban a invertir en una “especie” de depósito a plazo se van a ver inmersos en la renta variable sin quererlo ni beberlo con las particularidades y riesgos que ello comporta. Seguro que cuando en la oficina les decían que “era una inversión muy segura” no les advertían que iban a jugar a las apuestas.

Por todo ello, lo que sí que es aconsejable, en todos los casos, es que, si se trata de una cantidad sustanciosa, se denuncie. Animamos a hacerlo no porque creamos que vaya a servir para algo en el corto plazo sino porque cuantas más y mayores denuncias se hagan más posibilidades habrá de que una denuncia colectiva prospere. Web de la demanda colectiva de ADICAE.

EDITO: Interesante información resumida publicada por expansión, útil para afectados. No está de más.

Conclusiones

Desde Democracia real YA creemos que las entidades financieras no han obrado con honestidad sino más bien todo lo contrario. Cuando necesitaron capital para financiarse colocaron tanto como pudieron este tipo de activos que les permitía evitar realizar emisiones de acciones o bien porque eran cajas o bien porque no querían diluir la participación de sus accionistas, en el caso de los bancos. Ahora que lo que les interesa es deshacerse de esos activos no tienen escrúpulo alguno en revelear a sus clientes esos “pequeñitos detalles” que entonces les omitieron oportunamente para facilitar su venta. La barra libre debe terminar, se deben exigir responsabilidades y las entidades que hayan sido nacionalizadas de facto por el FROB deben servir para construir un nuevo concepto de banca pública y no para entregarse a precio de saldo a unos bancos que cada vez son más grandes, más voraces y más influyentes dominando todos los resortes del Estado Español y de la Unión Europea y convirtiendo nuestro sistema en una auténtica plutocracia o, más concretamente, en una bancocracia al servicio de sus intereses y no de los de la sociedad en su conjunto.

 Autor: Víctor G.

¿Ha aumentado la globalización el nivel de desigualdad entre ricos y pobres? La respuesta es que sí

INTRODUCCIÓN

La cuestión de las disparidades de nivel ingreso entre individuos es un asunto que nos interesa mucho a los economistas. Aquí hay un enlace a una fantástica charla en del TED sobre los efectos negativos que tiene la desigualdad social en nuestras sociedades.

How economic inequality harms societies

Una de las grandes fuerzas que sustenta el neoliberalismo y las tesis dominantes en la academia económica, es que el comercio internacional es beneficioso para todos los países y sus participantes. Respaldada por estas ideas, la tendencia exhibida por las economías de todo el planeta, durante la última mitad de siglo XX y comienzos del XXI ha sido la de comerciar cada vez más entre ellas, culminando en la denominada era de la globalización e interdependencia económica. Sin embargo, todo dogma es revisable y las visiones pre-históricas sobre el verdadero funcionamiento de la economía requieren datos para caer. La pregunta que trata este artículo es: ¿Ha contribuido el proceso globalizador a fomentar la desigualdad? ¿Y si el comercio no resulta ser beneficioso para todos?

Son cuestiones que a fecha de hoy siguen abiertas y cuyas respuesta voy a tratar de exponer de forma simplificada, utilizando datos de indicadores y medidas de las dimensiones económica, social y política del macro-fenómeno denominado globalización. La idea de este post es mostrar  mediante datos, la forma de relación entre una serie de indicadores de globalización, con elementos tan esenciales como la desigualdad salarial industrial o la desigualdad de ingreso a escala de hogares, [1] utilizando para ello, la base de datos de la UTIP-UNIDO [2]). En el gráfico 1 os adjunto un mapa de la wikipedia sobre la distribución del ingreso a escala planetaria.

Gráfico 1: Desigualdad ingreso

Nota: Diferencias en la igualdad de ingreso nacional alrededor del mundo, medidas según el coeficiente de Gini nacional. El coeficiente de Gini es un número entre 0 y 1, donde 0 corresponde a una igualdad perfecta (donde todos tienen el mismo ingreso) y 1 corresponde a una desigualdad perfecta (donde una persona tiene toda la renta y todos los demás no tienen ningún ingreso.

Algo que seguramente le sorprenderá al lector del blog, es que hay muy pocos estudios econométricos que se hayan centrado en el asunto clave de si la globalización, como fenómeno multidimensional, ha afectado a la desigualdad de ingreso en las diferentes economías del mundo.  Por el contrario, si es cierto que hay estudios de economistas centrados en aspectos parciales de la globalización, como es el caso de A.Dreher y Gaston (2007) [3] ,que encontraron que la integración económica mundial contribuyó a la “des-sindicalización” en los países de la OCDE, o el de A. Dreher, J.E.Sturm y H,Ursprung (2006) [4] donde observaron que los gobiernos, enzarzados en una competición por bajar impuestos para atraer capital exterior, tenderían a rebajar los estándares sociales.

Feenstra y Hanson (1997) [5] y Gaston y Nelson (2002) [6], por su parte, analizaron como la inversión extranjera directa (IED) aumentaba la demanda de trabajadores cualificados  tanto en países emergentes como en los desarrollados en ambos: países emergentes y desarrollados. En su investigación, encontraron que debido a la externalización [7], los países desarrollados reducían su demanda de trabajo poco cualificado, sin embargo, los países emergentes aumentaban su demanda de trabajo cualificado puesto que las actividades que habían sido externalizadas, eran relativamente cualificadas desde la perspectiva del emergente.

Este es un punto importante para comprender la elevadísima tasa de desempleo  en España. Mientras sigamos importando trabajo barato cristalizado en los bienes que nos traemos del exterior (producidos a través de esa IED), resultará imposible que la remuneración salarial no decrezca (y la del capital crezca) en las economías avanzadas. De hecho, hay un informe bastante completo de unos economistas del FMI que da evidencia a favor de esta tesis y que analiza el efecto de la globalización del mercado de trabajo en las economías avanzadas [8]) concluyendo que los trabajadores de los países desarrollados estamos perdiendo poder adquisitivo en favor de los de países emergentes, (posiblemente obviado por las cúpulas políticas) aunque este es otro tema que merece un post específico.

La ciencia económica en conjunto, está dividida entorno a dos visiones opuestas sobre la relación del Estado de Bienestar, la política y la globalización.  La primera considera que la globalización tiende a destruir el Estado de Bienestar de forma que las políticas gubernamentales de mercado de trabajo, enfrentadas a un aumento competitivo, empujarán hacia abajo los salarios y disminuirán la “generosidad” de sus programas sociales [ver Gaston y Nelson (2004) [9 ] ).  La visión opuesta plantea que las instituciones de los grandes Estados de Bienestar se han desarrollado en un contexto de economía abierta hacia el exterior, Huber y Stephens (1998)  [10]. La globalización económica, según ellos, es un ingrediente necesario para el desarrollo del Estado del Bienestar. Vamos a  comprobar que los datos y los resultados arrojados de un modelo que aproxime la idea de globalización, tienden a apoyar la primera visión.

INDICES DE GLOBALIZACIÓN

Dado que la globalización es un fenómeno multidimensional, es interesante ver qué es lo que tiene que decir un modelo que abarque todas sus facetas: política, social y económica. El análisis presentado, se realiza a través de la utilización de subíndices compuestos (por varias variables cada uno) cuyos valores oscilan de 1 a 10, siendo los valores más elevados equivalentes a  mayor nivel de globalización. El índice de globalización es una media ponderada de éstos.

1. Índice de globalización económica

El índice de globalización económica se elabora con datos relativos a los flujos y a las restricciones comerciales y la idea principal es que para un nivel de comercio dado, un país con mayores tarifas o medidas arancelarias, está menos globalizado. Las variables incluidas en la construcción de este subíndice son:

1.1 Flujos: comercio, inversión extranjera directa, inversión financiera y pagos de ingresos al extranjero de nacionales. Todas ellas medidas en % del PIB

1.2 Restricciones: barreras a la importación, tasa tarifaria media, impuestos al comercio internacional y restricciones de cuenta de capitales.

2. El índice de globalización política

Este índice, se elabora con datos de:

2.1 Número de embajadas en el país

2.2 Pertenencia a organizaciones internacionales

2.3 Participación en misiones del consejo de seguridad de la ONU

3. El índice de globalización social

El índice de globalización social utiliza datos de contacto personal entre personas de diferentes países, flujos informacionales y  la proximidad cultural, aproximada por el número de restaurantes McDonalds por persona.

3.1 Contacto entre personas: tráfico de teléfonos, transferencias (%PIB), turismo internacional, costes medios de llamada a EEUU y porcentaje de población de extranjera.

3.2 Datos en flujos de información: líneas de teléfonos/1000 habitantes, hosts de Internet por persona, .televisión por cable/1000 habitantes, periódicos/1000 habitantes y  radios/1000 habitantes.

3.3 Datos en proximidad cultural: número de McDonalds por persona.

UN SENCILLO MODELO DE GLOBALIZACIÓN Y DESIGUALDAD

El modelo estimado es una sección cruzada utilizando dos medidas de desigualdad como variables dependientes: una primera medida de desigualdad en los pagos industriales que publica el Proyecto de Desigualdad de la Universidad de Texas disponible para 156 países y una segunda  medida de desigualdad entre los hogares (el cociente de GINI).

Además, a la hora de identificar el modelo se incluye una medida de calidad democrática. Esto último es relevante, ya que se espera que un valor elevado en los índices democráticos reduzcan desigualdad. Hay trabajos como el de Reuveny y Li (2003)  [11], que argumentan que los gobiernos democráticos estarán más inclinados a ayudar las clases medias y bajas con sistemas de impuestos progresivos, salarios mínimos, subsidios,etc, favoreciendo por tanto, el igualitarismo. Otros elementos de la regresión son la adición de una tendencia temporal y un término autorregresivo. Así pues, el modelo que se estima viene dado por:

Y(i,t)=a + b*Y(i,t-1)+ c*G(i,t) + d*X(i,t) + n1(i,t) + n2(i,t) + componente aleatorio (i,t)

El  índice ‘i’ se refiere a los países, ‘t’ a la observación temporal (1970-2000), ‘Y’ es el logaritmo natural de las medidas de desigualdad: industrial y de ingreso del hogar,  ‘G’ representa la variable globalización, ‘X’ es un vector de variables de control,  ‘n1’ es el elemento fijo de cada país, ‘n2’ un efecto fijo temporal, a, b, c y d los vectores coeficientes a estimar del modelo.

RESULTADOS

1- Resultados modelo con índice de globalización agregado

1) Una subida del 1% en el nivel de globalización aumenta el nivel de desigualdad salarial tanto en países de la OCDE (0.208%), no OCDE (0.157%) como en la muestra con países de la OCDE y no-OCDE (0.17%). Los datos para el coeficiente de GINI van en el mismo sentido pero las magnitudes tienen más varianza. Para el conjunto de países el efecto es del (0.17%), para los pertenecientes a la OCDE (1.18%) y para los no-OCDE el efecto es del (0.035%.

2) La democracia tiene un efecto  ”no-igualitario” en la desigualdad salarial, de manera que mejoras del 1% en la calidad democrática tienen un efecto que aumenta la desigualdad en cantidades de entorno al (0.035%)  para todos los conjuntos de datos. Sin embargo, para la desigualdad del ingreso entre los hogares, si que se observa como el factor democrático es un regulador de la desigualdad y que actúa a modo de amortiguador con un efecto mayor en los países de la OCDE del (0.046%) que en los del grupo no-OCDE (0.003%) o el conjunto de todos los países (0.007%).

2- Resultados del modelo desagregando cada subíndice de globalización

Cuando desagregamos el índice de globalización en cada uno de sus subcomponentes podemos encontramos que por lo general 1) la globalización económica es significativa estadísticamente y que contribuye en el aumento de las desigualdades 2) los factores social y político no son responsables a nivel estadístico de los posibles cambios en la desigualdad. Concretamente, la globalización social únicamente tiene un ligero impacto contribuyendo a aumentar la desigualdad salarial en la muestra de países de la OCDE y la política disminuyéndola, en el grupo de países de la no-OCDE.

CONCLUSION

En general, la globalización como proceso multidimensional ha fomentado el aumento de desigualdad. Los resultados son particularmente duros para el caso de los países de la OCDE y más suaves en el caso del grupo no-OCDE. Los factores sociales y políticos no se muestran significativos, pero con datos de más calidad e índices que aproximasen mejor estas vertientes, podría encontrarse que estas facetas del macro-fenómeno de la globalización también son relevantes. Es destacable observar cómo el factor democrático en los datos no es estadísticamente unánime a la hora de confirmar si mayor democracia promueve menos desigualdad. Usando las diferencias de salarios no lo es, por contra, usando la distribución del ingreso entre hogares sí que reduce desigualdad en línea con Reuveny y Li. Habrá que trabajar este tema. Con este post, se demuestra que:

1) el dogma neoliberal de las ganancias generalizadas del libre comercio es incorrecto a la luz de los datos ya que no todos ganan, 2) dadas las consecuencias económicas de la globalización reforzando la desigualdad y 3) dado el efecto negativo de la desigualdad en las sociedades (si habéis visto la charla ahí está explicado), es muy probable que las sociedades humanas acaben generando una reacción política des-globalizadora especialmente potente en los países desarrollados.

Autor: We_Vincenzo

 

Una rápida evaluación cuantitativa de los efectos de la Reforma Laboral y su relación con el régimen de crecimiento en España

Los acontecimientos de estos meses en materia de política económica requieren algún que otro comentario, sobre todo algo fundamentado: no como el de los tertulianos que nos encontramos en todas las cadenas de televisión a diario, que o son periodistas o políticos del tres al cuarto. ¿Es la reforma laboral (RL) como plantean los sindicatos y PSOE un desastre?  ¿Y qué hay del ajuste del déficit? ¿Van a contribuir estas medidas a la recuperación? A la masa la guía la intuición de que estas decisiones no van a ser positivas. No está del todo desencaminada, como veremos a continuación.

No voy a tratar toda la política económica del PP para desmontarla, simplemente voy a tratar de aproximar el impacto de la RL en el crecimiento de la economía española y explicar la intuición analítica detrás. Tampoco, voy a entrar en detalle en la generación de los resultados que os presento, no es un artículo científico. Basta decir que simplemente utilizo técnicas econométricas convencionales en la macroeconomía actual a la hora de modelar sistemas dinámicos. Si alguien está interesado en aprenderlas aquí hay una magnifica referencia sobre el tipo de modelo que utilizo, de posiblemente los mejores modeladores macroeconómicos en España y economistas a nivel mundial. (http://economics.sas.upenn.edu/~jesusfv/svars_format.pdf)

La Reforma Laboral (RL)

¿Qué contiene la RL? Tiene varias cosas bien sonadas:

-          Abarata el coste del despido

-          Favorece la flexibilidad interna

-          Subvenciona la contratación de jóvenes

-          Detrae poder negociador del colectivo trabajador en favor del empresariado

Parece obvio que lo que hace nuestra RL es (a través del menor poder negociador del trabajador) reforzar la tendencia  del Gráfico 1, en la que podemos ver cómo los salarios durante los últimos 50 años pierden peso con respecto a los beneficios empresariales. Un menor poder negociador por el lado de los trabajadores repercutirá en menos participación sobre el total de las rentas y salarios reales más bajos.

La agenda de ajuste estructural vía devaluación salarial interna  y de contracción del déficit público en economías de la periferia europea como España, Italia,  Portugal y Grecia, junto con el debate sobre cómo acometer el problema del desempleo, son casos en los que la “mainstream” económica, está empujando este tipo cambios político-económicos, favoreciendo una re-distribución del ingreso pro-capital. La RL es una parte más de este programa.

Gráfico 1: Evolución distribución de los ingresos en España

 Las críticas a la RL vienen lógicamente del bando rival (Sindicatos, PSOE, IU) que hacen uso de una falsedad para atacarla:

 “Esta reforma no sólo no crea empleo, sino que lo destruye”

Hay que decir que esto, a priori, es falso. La reforma va a crear y destruir empleo en función de donde se sitúe el individuo en la pirámide poblacional:

1)      La RL va a crear empleo en la franja inferior a los 30 años con casi toda seguridad (véase la desgravación de 3000€ por contratar jóvenes).

2)      La RL va a destruir empleo en los sectores poblacionales de los  40 hacia arriba puesto (véase el abaratamiento del despido).

Del mismo modo, tendrá efectos muy diferentes en función del nivel de formación: seas joven o viejo, la RL va a permitir quitarse plantilla desfasada en habilidades y adaptabilidad al escenario intensivo en trabajo muy cualificado asociado a las TIC del siglo XXI.

¿Cómo se balancearán los efectos de creación y destrucción por grupo de edad y nivel educativo?

Nadie lo sabe, habría que estimarlo y que yo sepa no hay ningún trabajo mínimamente serio al respecto, por lo que esta crítica está bastante infundada.

Tampoco sería justo atribuir todo el desempleo que se genere de aquí en adelante a la reforma. Ya había una tendencia y una tasa de crecimiento de largo plazo en el número de parados (esto es el efecto globalización del mercado de trabajo mundial sobre lo que escribiré próximamente). Son las aceleraciones o desaceleraciones respecto a este ritmo de destrucción de empleo lo que se podría atribuir a la RL (en esto PSOE, IU, Sindicatos también están equivocados comenzando a apuntar con el dedo al record de este mes).

Pero no me quiero ensañar con los sindicatos, PSOE e IU, como oposición, hacen lo que saben hacer y hay en algo en lo que tienen razón:

“Esta reforma no va a contribuir al crecimiento”

Esto es el topicazo que escuchamos en todos los sitios. También desde el PP, sólo que el horizonte lo mueven un poco. Desde el PP dicen:

 “En el corto plazo no tendrá efectos positivos, se espera que en el plazo si que los tenga”.

Di que sí, ¡¡ Chicos, eso es utilizar el avance en el conocimiento!! Para eso me chupo el dedo, lo pongo al viento y digo, ¡¡ Al país me lo llevo, por ahí!. Ahora bien, lo que ni el topicazo de los de izquierdas ni los señoritos chupa dedos del PP tienen en cuenta en su análisis, es la estructura de la economía española en el largo plazo y la propagación de pulsación aleatorias en la misma, desgraciadamente hablan de oídas sin evidencia empírica.

La relación de la RL con el crecimiento en la economía

Hay un trabajo [http://ideas.repec.org/a/oup/cambje/v33y2009i1p139-159.html] de Stockhaer y Onaran (2009) que me recomendó leer Alberto Garzón Espinosa [http://www.agarzon.net/], ahora diputado de IU sobre los patrones de formación de demanda. Es un análisis post-keynesiano de autores de orientación marxista bastante reputados (ver aquí su Ranking en la comunidad científica http://ideas.repec.org/e/pst92.html) que se han pasado la vida analizando el efecto de introducir la distribución del a renta en el análisis del crecimiento de la demanda. Para mantener las cosas simples (tal que cualquier lo pueda comprender) pero seguir avanzando con este análisis, la demanda agregada es una identidad contable que se puede expresar como:

Y = C + I + G + NX

Donde C es el consumo agregado, I es la inversión, G es el gasto público y NX las exportaciones netas. Agrupando C, I y G tienes la demanda interna. Añadiendo el saldo del sector exterior NX, la total. Básico.

Ahora bien, cada una de estas variables, depende de ciertos factores que alterarán sus trayectorias en el tiempo. Por ejemplo el consumo depende de la renta disponible, la inversión de los tipos de interés, el gasto público de la recaudación de impuestos, las exportaciones netas de los tipos de cambio, etc.

Stockhamer y Onaran [2009] plantean la siguiente formulación, más amplia. Consumo, inversión y exportaciones netas pasan a escribirse como funciones del ingreso (Y), el share salarial (Ω) y otras variables de control (capturadas en Z, entre las que estarían algunas de las comentadas anteriormente). Éstas variables de control se asume son independientes del producto y la distribución. Los gastos gubernamentales son considerados como una función únicamente del producto. Entonces la demanda agregada es:

(2)    Y = C (Y,Ω ) + I (Y, Ω, Zi) + NX(Y,Ω,Znx )  + G (Y)

Esta formulación es general puesto que puede reducirse a una función de demanda estándar. La formulación (1) degenera en una forma estándar si se asume que ∂C/∂Ω=∂I/∂Ω=0. La mayoría de modelos macro prestan poca atención a los efectos de la distribución del ingreso en el consumo y la inversión. Sólo en la función de las exportaciones netas la distribución del ingreso suele jugar su papel, a pesar de que sea de forma indirecta ya que típicamente las funciones de exportaciones e importaciones incluyen términos de precios y éstos, se piensa que dependen entre otras cosas, de los costes labores unitarios. La introducción de la distribución del ingreso deberá ser motivada para que el típico profesor de economía de carrera en España no se quede perplejo al ver una formulación de demanda así.

El argumento principal es, tal y como subrayan los clásicos,  (ver Kalecki 1954,  Kaldor 1956, Marx 1976)  que la distribución del ingreso afectaría la demanda incluso en una configuración de economía cerrada, dado que los ingresos salariales  (W) están típicamente asociados con mayores propensiones marginales a consumir que los ingresos de capital (R), siendo la inversión  financiada con los ahorros restantes de las clases capitalistas con capacidad de acumulación y/o ahorro. Así pues, según el modelo teórico se espera que los aumentos de salario real se traduzcan en aumentos en el consumo:

(2)   ∂C/∂Ω>0

Las funciones estándar de inversión dependen del producto (Y) y del tipo de interés real a largo plazo u otra medida del coste de capital (i). Se suele esperar que un aumento en el share salarial (Ω) provoque caídas de la inversión (I) porque los beneficios esperados (R) también disminuyan.

(3)  ∂I/∂Ω<0

Las exportaciones netas (NX) son una función negativa de la función de demanda doméstica (Y), función positiva de la demanda externa (Yw) y dependerán negativamente de los costes laborales unitarios (CLU), que son un indicador de la competitividad internacional. Así pues se espera que:

(4)  ∂NX/∂Ω<0

Diferenciando (Y) con respecto de (Ω):

(5) dY/dΩ=[∂C/∂Ω+∂I/∂Ω+∂NX/∂Ω]/(1-[∂C/∂Y+∂I/∂Y+∂NX/∂Y+∂G/∂Y] )

y recogiendo términos, tenemos que

dY/dΩ=h2/(1-h1 ) donde el término  1/(1-h1 )  es un multiplicador y tiene que ser positivo para mantener la estabilidad. El signo de la derivada en conjunto dependerá del signo del numerador de la expresión anterior. es la suma de las derivadas parciales de los componentes de la demanda con respecto a la distribución del ingreso. Es imposible a priori, determinar el signo de  puesto que las hipótesis son que: ∂C/∂Ω>0 , ∂I/∂Ω<0  y ∂NX/∂Ω<0 . Determinar el signo del exceso de demanda privada es pues el principal punto de atención para evaluar el impacto que tendrá la RL.

El efecto total del aumento en el share salarial en conjunto, dependerá del tamaño relativo de las reacciones de los componentes del producto, consumo, inversión y exportaciones netas.  Si es positivo, ∂Y/∂Ω>0  (una mayor tasa de acumulación como resultado de un aumento de la participación salarial)  el régimen de demanda se llama wage-led.  Un régimen profit led por su parte, se caracteriza porque el aumento en los salarios contrae el producto como resultado de una caída de los beneficios y de la inversión, ∂Y/∂Ω<0 .

La RL impulsada por el PP, está en la línea de las ideas de la mainstream económica que como veíamos antes, plantea que la detracción de salario real (es el equivalente a un cambio negativo en Ω) de modo que en función del tipo de régimen de crecimiento que tenga España, podría beneficiar a la economía o bien perjudicarla. Todo depende de cual sea el verdadero patrón de crecimiento de España: wage led o profit led. Los economistas neoclásicos asumen en sus modelos teóricos, implícitamente que la economía está dirigida por un régimen de crecimiento dirigido por los beneficios, cuando podría no ser el caso.

Debería pues estar a estas alturas bien claro, que la moderación salarial que implica la RL, manteniendo todo constante, mejorará la competitividad y por tanto las exportaciones netas, pero no es obvio que una mejora en la competitividad, mejorará las bajas tasas de crecimiento actuales. De hecho es un juicio de valor que haya que apostar por la demanda externa y no la interna. Así pues, para analizar los efectos de la moderación salarial prevista en los próximos años, es necesario estudiar el impacto de ésta en todos los componentes de la demanda privada de forma conjunta, puesto que a priori,  los efectos positivos de la moderación salarial en las exportaciones netas y  la inversión podrían verse contrapesados con caídas del consumo.

Lo que dicen los datos

La siguiente figura expresa el patrón histórico reciente de propagación de shocks negativos del salario real en el producto, identificando claramente un régimen de crecimiento wage-led. El efecto es negativo y en el momento de impacto el shock negativo al crecimiento del salario real del 1%, deprime el crecimiento del producto en un 0.06%. El siguiente trimestre es estadísticamente el peor con una caída esperada del 0.34%.  Pero no sólo eso, el impacto hoy, permanece durante todo el año mermando la capacidad de crecimiento durante varios períodos.

Sólo tras el impacto negativo de este shock, el producto vuelve a su senda de equilibrio tras  5  periodos.  Elefecto acumulativo negativo es capaz de contabilizar por sí mismo, durante estos períodos una contracción del -0.55% en el crecimiento del PIB.

Vaya, que tras una revisión mínimamente seria nos encontramos con que para recuperar crecimiento lo que los datos (que no las ideologías) indican es que es probable que haya que volver a la política de recursos humanos fordista de crear tu propia demanda subiendo salarios si queremos reactivar nuestro país. Desde luego, no es la iniciada por el PSOE (que ahora se quiere apuntar el tanto) y desarrollada en todo su esplendor por el PP. El PP está equivocado también al tratar de orientar el futuro de España en el exterior. Mejorar la competitividad abaratando costes aunque provoca una mejora en la balanza comercial exterior, no es capaz de contrapesar la caída del consumo en el interior.

Me gustaría recordar por último, que los sindicatos la están montando en la calle precisamente porque los quitan del panorama de la negociación cambiando el ámbito de aplicación de los convenios al nivel de empresa y que ellos, no han dudado en pactar esta moderación salarial anteriormente, que como vemos tiene efectos claramente negativos durante toda la muestra temporal.

Saludos y buena suerte si eres un trabajador, porque con el 15M en “suspensión” y la renovación del país aplazada, con las instituciones que tenemos y la talla intelectual de políticos y periodistas de hoy, vamos listos.

Autor: We_Vincenzo