Las peores ‘hiperinflaciones’ de la historia

Zimbabwe_billete_600.jpg

Imagen 1. Durante la hiperinflación los valores nominales de los billetes llegan a números increíbles.

La inflación que rebasaba el 10% anual es una inflación muy grande. Sin embargo, en la historia tenemos casos mucho más flagrantes, hiperinflaciones que depreciaron todos los ahorros en tan sólo unos días. Cuando grandes posesiones de efectivo, se convirtieron en papeles sin valor y en las tiendas (si aún recibían efectivo) se pagaba con billetes de valores extremos. Y exactamente sobre estos casos de inflación extrema, también llamada hiperinflación, hablaremos en este artículo.

Según Philip Cagan la definición de hiperinflación es cuando la inflación supera el 50% al mes. Sin embargo, las definiciones pueden variar. La primera hiperinflación registrada, ocurrió durante la Revolución francesa cuando la inflación mensual alcanzó el 143%. Otras hiperinflaciones se registraron durante el siglo XX. Y algunas incluso después del 2000. Estas hiperinflaciones fueron las peores de la historia. A continuación os mostramos las cinco hiperinflaciones más grandes que han ocurrido en la historia del mundo:
5. GRECIA 1944.

La inflación mensual más alta: 13.800%
El precio se duplicaba cada 4,3 días.

Imagen 2. La hiperinflación en Grecia ocurrió durante la segunda guerra mundial.

La hiperinflación de hecho comenzó en 1943, cuando los ejércitos alemanes entraron en el país. Sin embargo, la hiperinflación más aguda y rápida comenzó cuando el gobierno en destierro reestableció el control sobre Atenas en octubre de 1944. Durante octubre, los precios se dispararon a precios increíbles 13.800%. Sin embargo en noviembre ya fue algo menos 1.600%.
En 1938 los griegos solían tener un billete 40 días antes de gastarlo, pero en noviembre de 1944 el tiempo medio de poseer un billete bajó a 4 horas. En 1942 la denominación de la moneda más grande fue 50.000 dracmas. En 1944 la denominación más grande fue 100.000.000.000.000 dracmas.

El motivo de la inflación fue la guerra mundial. En 1939 el surplús de presupuesto fue 271 millones de dracmas. Pero en 1940 el surplús se convirtió en un déficit de 790 millones de dracmas. El banco de Grecia, dobló la oferta de dinero en 2 años para afrontar la deuda. Los gastos militares estaban creciendo mientras que las ganancias de los impuestos estaban bajando.

4. ALEMANIA 1923.

La inflación mensual más alta: 29.500%
El precio se duplicó cada 3,7 días.

Imagen 3. Los billetes perdieron tanto valor que se utilizaban para empapelar, ya que llegaron a ser más baratos que el papel de pared.

En la República de Weimar (Alemania) uno de los problemas más graves fue la inflación. En octubre de 1923 alcanzó a ser de un 29.500% mensual. La inflación diaria fue alrededor del 20,9%. En 1914 Alemania acabó con el patrón oro y comenzó con la tasa de cambio a 4,2 marcos por dólar americano. En agosto de 1923 un dólar americano equivalía a un millón de marcos y en noviembre a 238 millones de marcos.

La hiperinflación fue causada por la primera guerra mundial. En 1914 los alemanes dejaron de utilizar el patrón oro y comenzaron a financiar sus gastos militares con las deudas. Hasta 1919 los precios se duplicaron y además Alemania perdió la guerra.
El Tratado de Versalles pedía a Alemania que pagara reparaciones en equivalente de oro o en monedas extranjeras. Los alemanes comenzaron a comprar moneda extranjera a cualquier precio y causaron la devaluación de su moneda.
En 1923 Alemania ya no podía pagar las reparaciones, así que los ejércitos de Francia y Bélgica entraron en la Cuenca de Ruhr en enero de 1923 y pidieron que las reparaciones fueran pagadas en carbón y en materias primas. Esto empeoró aún más la situación y Alemania terminó en una hiperinflación terrible. En el peor momento, el cambio fue de 80 mil millones de marcos por un dólar americano.
Desgraciadamente la hiperinflación en la República de Weimar fue uno de los motivos que hizo posible que el poder en Alemania fuera asumido posteriormente por Adolf Hitler.

3. YUGOSLAVIA 1994.

La inflación mensual más alta: 313.000,000%
El precio se duplicó cada 1,4 días.


Imagen 4. El dinar yugoslavo.

La hiperinflación yugoslava ocurrió entre 1993-1995. Los precios crecieron más en enero de 1994 cuando la inflación alcanzó un increíble 313.000.000% mensual. Los precios se duplicaban cada 34 horas. Durante el período entero de inflación se estima que los precios aumentaron en un 5.000.000.000.000.000%.
En 1995, en Yugoslavia, no se utilizaba la moneda local. Las tiendas rechazaban aceptar el dinar yugoslavo y todo se pagaba en marcos alemanes.

La hiperinflación fue causada por varios elementos. Uno de ellos fue la situación económica en los años ochenta. Crecía el desempleo y también la deuda fue grande. El gobierno se prestaba dinero a corto plazo para pagar la deuda a largo plazo. Para pagar la deuda, el gobierno devaluaba la moneda y la inflación crecía. Las condiciones económicas empeoraban y al mismo tiempo crecía el nacionalismo en un país que fue un conjunto de naciones y religiones diferentes.

En 1990 se desintegra el poder de los comunistas y así se desintegra toda la federación. Mientras que en Croacia se congelaron todos los precios y los salarios, Milosevic en Serbia continuó con la impresión de dinero.
Y el detonante más importante fue nuevamente la guerra. Yugoslavia estuvo en guerra desde 1991 hasta 1995.

2. ZIMBABWE 2008.

La inflación mensual más alta: 79.600.000.000%
El precio se duplicó cada 24.7 horas.

Imagen 5. Mirando la denominación de los billetes, podemos ver como continuaba la depreciación de la moneda en Zimbabwe.

Zimbabwe es el mejor ejemplo actual de hiperinflación. El pico llegó en noviembre de 2008, cuando cada día los precios se duplicaban. Un día el banco central de Zimbabwe emitió el billete de 100 millones de dólares y al día siguiente emitió el mismo pero con un valor de 200 millones de dólares (dólares de Zimbabwe – ZWD). Cuando fue introducido el billete de 100 millones de ZWD, el precio del pan aumentó de 2 millones de ZWD a 35 millones de ZWD de la noche a la mañana.
Para demostrar la inoperancia de los políticos. Podemos poner como ejemplo, el hecho de que fue declarada la inflación como “ilegal” e incluso fue prohibido a los comerciantes y ejecutivos que aumentaran los precios. Algunos de ellos terminaron en la cárcel por aumentar los precios. Nuevamente podemos ver como los políticos (que son los causantes de los problemas) echan la culpa a otros.

El problema de la inflación comienza ya en los años 80, cuando durante la década, el dólar de Zimbabwe perdió alrededor del 70% respecto al dólar de EE.UU.

Imagen 6. El valor del ZWD bajaba ya desde el año 1980 cuando un dólar americano equivalía a 1.25 dólares de Zimbabwe.

Sin embargo el camino hacia la hiperinflación llega en los años noventa con el presidente Robert Mugabe y su programa de redistribución de la tierra, que fue embargada a los agricultores europeos y entregada a los habitantes de Zimbabwe. Los zimbawenses no tenían la experiencia de los agricultores europeos y las producciones de comida bajaron sustancialmente.

La situación de Zimbabwe se puede describir con algunas palabras: La impresión de dinero cada vez más grande para pagar el préstamo del FMI, para pagar los salarios de la policía, los militares,… Al mismo tiempo había escasez de comida básica, de petróleo, de materias y también de papel, ya que el gobierno incluso no tenía papel para imprimir más billetes. Los abastacedores európeos dejaron de llevar papel a Zimbabwe debido a las preocupaciones humanitarias, y en Zimbabwe se comenzaron a utilizar otras monedas, ya que nadie quería aceptar la moneda local.

1. HUNGRÍA 1946.

La inflación mensual más alta: 13.600.000.000.000.000%
El precio se duplicó cada 15,6 horas.


Imagen 7. La moneda de Hungría fue denominada pengõ.

En primer lugar, encontramos a Hungría y su hiperinflación que está fuera de los números comúnes. En 1946 fue emitido un billete con una denominación de 100.000.000.000.000.000.000 (100 trillones) de pengo. En 1944 la denominación más grande era de 1000 pengo. En el peor momento la inflación fue del 195% diario y la tasa de inflación mensual llegó a 13.600.000.000.000.000%.

Hungría estuvo muy herida por la Gran Depresión de 1929-1933, y al borde de la segunda guerra mundial su economía se encontraba en un estado muy frágil. El banco central estuvo bajo el control entero del gobierno e imprimía dinero según sus deseos.

►  Ahora cabe preguntarse -dado que es obvio que estamos condenados a repetir la historia-, ¿cuál será la siguiente hiperinflación? ¿Merece la pena exponerse a los parches que puedan llevarnos a ella?